Acordes y desacuerdos nº 2: "Manolo el Voltios"

(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)

 

UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS

MANOLO EL VOLTIOS

 

En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre personas conocidas, cercanas, no amigas con mayúsculas pero queridas, me han puesto la mosca tras la oreja. A una primera, porque sin comerlo ni beberlo, y tal vez por un exceso de confianza por su parte en quienes le rodeaban, se le ha manchado un expediente que será complejo limpiar. Es fácil enchufar el ventilador, y que la basura salpique a muchos para no saber dónde nace la cloaca,  y es más fácil disparar a quemarropa cuando los que apuntan son otros y sus intereses, los autores mediatos: esos que aún hacen más gris la sombra donde se alojan. Frenar balas con la lentitud de la Justicia, hace que la mancha se extienda: con lo que el descrédito se instala, pero no queda otra que confiar en ella, y en el tiempo de la razón hurtada.

 

La segunda persona es Manolo, Manolo el Voltios. Gerente de uno de esos cruces de caminos: Mundo Musical Almería, que entre los músicos almerienses, aficionados, y compradores de sueños ha sido y es: ¿qué no son sino fábricas de sueños los instrumentos musicales? ¿Quién no ha comprado en la tienda del Voltios algo, o ha escuchado sus consejos musicales en el páramo musical que Almería siempre fue? Con ese punto de genio en su universo particular, donde la mente siempre iba más rápida que la conversación o el consejo; oriundo de Benahadux (pueblo hermano, pero rival de mi Pechina natal), ir a comprar a su tienda era echar la tarde, sin prisa, porque no solo se compraba, se aprendía y hablaba de música, de técnica, de las bandas primigenias y pioneras en el pop rock en los sesenta y setenta almerienses, del mundo peculiar de las orquestas (el lado menos amable y mas sacrificado de la música), de los Pink Floyd, los Beatles, Santana o Duke Ellington... Allí empecé a cruzarme con personas con las que al tiempo el camino nos deparó escenarios, proyectos o saludos cómplices. Experiencia, conocimiento, y una forma de vender donde la confianza no daba asco: ese era su secreto. Y no sabría decir si le sería rentable regalar su tiempo, lo que si se es que escuchar a Manolo siempre fue y es una lección magistral. Me llegan noticias a mi atalaya de que los gozos de este maestro andan en pozos oscuros: económicos, vitales, familiares, ¿musicales? Desde aquí mi abrazo, ánimo y reconocimiento a la persona que me vendió aparatos para crear sueños, y uno en concreto especial: la Fender Stratocaster que durante años suspiraba y me compré con mis primeros sueldos fijos, donde se unían los sueños inalcanzables de Slow Hand y Hendrix. Bellos sueños de traste y mástil al fin y al cabo en una Almería pretérita, que no mide el tiempo y el trato con algunos de sus hijos como tal vez debiera ser.

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...