Diario de un músico 52. "El grito, en el cielo"

 

Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada con este mayo que marcea producto de un marzo que mayeó, así que con un Do de pecho afinado sotto voce me conformo.
El desencanto se masca en las calles. El descrédito es la seña de identidad de los que deben dar ejemplo en eso que los romanos llamaban la res publica, y es que nos encontramos ante un gobierno capitaneado por Mariano “ManosTijeras” que donde dice digo, dice Diego, y francamente asusta. Una oposición que está mejor callada, porque sus desmanes de ocho años son causa mas que importante de estos machetazos a la jungla del bienestar. Unas autonomías que nunca han entendido lo de la descentralización administrativa, y son, y han sido pastel de una tarta que repartir, y permítaseme la expresión “el Co de la Bernarda” a la hora de gestionar dinero: apuntaron tan alto y volaron con alas de cera que ahora la hostia es de cuidado. Unos sindicatos y una patronal apoltronados del Estado a la sopa boba o a la teta sana, según el ala ideológica, y ya se sabe que morder la mano que da de comer no es trasunto. Un monarca, fuera de órbita y con el punto de mira algo paquidermo, con poca vista con la que cae a la ciudadanía, y ya sabemos que los Borbones fueron y serán juerguistas, y que en su estirpe hubo cal y arena: Carlos III ilustrado y Fernando VII deplorable, pero Juan Carlos parece que en su real gana nos ha salido rana, aunque su labor para con la democracia puntuará para siempre en el haber de la historia. En la cagada caza, a su favor su lúcido perdón: algo que no he visto nunca en cargo público, aunque los quebraderos de familia le traen de la cabeza con el tiro por la culata del nieto y el presunto trinque del yerno, con lo cual el frotar de manos tricolor y oportunista está que se sale (en fin, cuestión de modas). Y para modas esa insultante subasta de “El grito”, una de las cuatro versiones del pintor Eduard Munch por la que se han pagado 91 millones de euros. Uno lee estas cosas y cuesta pensar en qué estómago cabe semejante compraventa para rematar, viendo cómo está el patio...
Cada vez admiro mas a los agricultores, verdaderos artistas de la contemplación cuyos resultados tras mas de un sufrimiento son palpables cada temporada en mayor o menor medida. Es admirable su control de la observación y el respeto a las leyes y procesos naturales, como por ejemplo al calendario lunar. Está claro que viendo la lunática actualidad es tiempo de dolorosa poda, por mala siembra de años (y el que esté libre de culpa...). Y así andamos cegados por el sol, en caída libre, y sonámbulos todos con los cates que nos llegan y la única música del grito en el cielo.
 
Antonio Álvarez. Canción: Shout "Tears for fears"
 

 

 

 

 

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...